top of page

Historia de un sueño...


Desde siempre me ha entusiasmado el mundo del comercio. Nací y crecí en él, puesto que mis dos abuelos tenían sendas tiendas (Cafés la Mulata y Droguería de la Lonja junto a los famosos escalones de la Lonja de la Seda en Valencia).

Ellos vendieron sus negocios y yo, acabé trabajando en dicho sector, pero en macro empresas como Disney, Starbucks y Apple. Me especialicé en aperturas de negocios, en reclutar personal, formar y desarrollar gente, en management, en producto y en cliente.


Valenciana de nacimiento, estuve involucrada en gran variedad de tradiciones relacionadas con esta tierra: Fallas, danzas, festividades como San Vicente, Corpus, fiestas de pueblos, recogida de naranjas, de oliva, de almendras…. ¡Lo adoraba!.


Pero también tenía inquietud por los idiomas y otras culturas, y con el tiempo, me fui a trabajar y a vivir al extranjero.


De Francia, me traje el amor por la enología: Tenía 23 años cuando visité mi primera bodega y aprendí que degustar una buena copa de vino para cenar es una experiencia única. De Holanda, me traje el gusto por la decoración y los detalles: Cualquier regalo queda mejor si le pones el embalaje perfecto.


De EEUU, buscar siempre “la historia” que hay detrás: Seguro que “esa botella” es el resultado de muchas horas de trabajo y cariño. Y de mi pasión por Italia, varias vendimias a mi espalda y la certeza de que es posible crear ese rincón mágico si lo deseas con mucha fuerza.


Paulo Coelho escribió en su famoso libro El Alquimista:

“Cuando quieres realmente una cosa, todo el universo conspira para ayudarte a conseguirla”.

Y esto fue lo que pasó.


Mil veces había pasado por ese bajo de la Plaza Mayor de Sagunto pensando: “qué bonito sería abrir algo aquí”, “cómo me gustaría aportar más vida a esta plaza”, “algún día me enteraré de quien lo alquila”, “cómo me gustaría verlo”, etc. etc…


Y de repente, un día dije: ”¡YA!…es el momento de cerrar un ciclo y abrir otro.

¡La vida son dos días y yo quiero cumplir mi sueño!”

Al día siguiente recibí una llamada en la que me preguntaban si me interesaba el bajo…

Literalmente: “¡Me quedé perpleja!”, “¿Pero cómo han conseguido mi teléfono?”

A partir de ahí todo -y digo todo- me iba llevando a que VIVAVINS fuera cobrando forma.

¡El tren se puso en marcha y no había forma de pararlo!

Señales tras señales, decidí escucharlas y puse fin a 25 años de salario asegurado.

Me zambullí en la incertidumbre, en lo desconocido y en lo inseguro, pero con la ilusión de alguien que va a emprender un maravilloso viaje.

VIVAVINS vinoteca y tienda gourmet en Sagunto

Darle luz a VIVAVINS no ha sido fácil de todas formas: Los permisos, la remodelación del bajo (en ocasiones he sentido que estaba metida en la Sagrada Familia y no en un local de veinte metros cuadrados).

Iban pasando las fechas claves como Navidad, Fallas, Semana Santa y ¡aquello no acababa!.


Pero de nuevo, quiero parafrasear a Paulo Coelho:

“Todo pasa por algo”.


Durante esta espera, he tenido tiempo para “intentar” formarme (y digo intentar porque el mundo del vino es tan amplio y apasionante, que es fantástico te falten muchas cosas para aprender y aprender), para conocer gente que me presentaba sus mejores productos, para descubrir viñedos, bodegas, empresas de alimentación, para asistir a ferias de enología y productos gourmet, para viajar por la península catando variedades uvas, para seleccionar cajas, tarjetas, bolsas, papel, pegatinas con el diseño de la web, para definir esas estanterías que van a presentar nuestros productos… En fin: ¡un no parar!…


Y ¿para qué?


Para que llegara el día en que TÚ pudieras leer estas líneas.


Discúlpame, querido amante del vino, porque sé que me he extendido en mi relato, pero no he sabido cómo resumir mejor la historia de este sueño. Un sueño que quiero compartir contigo.


Porque yo no solo quiero abrir un negocio…


¡Quiero hacerte feliz!


Quiero que puedas venir a disfrutar y dejarte sorprender con nuestros productos.

Quiero que descubramos juntos más características de ese vino, de ese aceite.

Quiero que podamos pasar un rato hablando de esa botella, esa marca o esa comarca que te interesa.

Quiero que organices una visita a Sagunto y participes en una cata.

Quiero proponerte ese after work antes de volver a casa…

Quiero tengas un picnic preparado para cuando llegues a la cima del castillo, para cuando vayas a la playa, para cuando vayas a ver un concierto.


Y si vives lejos y no puedes venir:


Quiero poder acercarte a casa el sabor de los viñedos con las cajas de experiencias que yo misma te puedo ayudar a elegir.

Quiero que no tengas que moverte de tu sofá para conseguir unas naranjas confitadas cubiertas de chocolate negro.

Quiero ayudarte a confeccionar ese regalo perfecto para esa persona tan especial.


¿Ambicioso? Sí… ¿Posible? También…


¿Te animas a viajar conmigo?


¡Pues venga! ¡No lo pienses más!

Márcate como se dice por mi tierra un "Pensat & Fet"

¡Te espero!









121 visualizaciones
bottom of page